Regístrate Aquí

Novedades y actividades en la red

Esleidy Ochoa: Nuestro país está lleno de gente emprendedora

“Constancia y trabajo en equipo”, son las características que Esleidy Ochoa, joven de 33 años, le da al trabajo que ha estado realizando por su comunidad con la Asociación Civil de Católicos para el Desarrollo Social y Cultural de San Javier (ASOCCDESC), en San Javier, Yaracuy, y en la que se siente como una familia.


En una entrevista para la Red Actívate y Construye, Ochoa nos cuenta un poco de su organización, de su vida y de esas cosas que la motivan a seguir trabajando y viendo siempre hacia delante por su comunidad y su país. Empieza describiendo un poco lo que era San Javier antes de ASOCCDESC.

“Hacían falta muchas cosas, sobretodo gente con sentido de pertenencia. Sí existían algunos luchadores sociales, pero carecíamos de algunos servicios, de ayuda. En ese entonces, la gente veía la ayuda gubernamental como si estuviese viendo a Dios”, por lo que – según cuenta-, existía la necesidad de “despertar esa fibra humana” y que a los vecinos les doliera su comunidad.

Así que, en 1997, gracias a unos jóvenes que estaban en el grupo juvenil “Dios es Amor”, nace ASOCCDESC. “No podían acceder a créditos o a recursos financieros porque no tenían una figura legal ante instituciones públicas y privadas, por lo que deciden crear la asociación (…). Limpiaban calles, se encargaban del alumbrado de la Plaza Bolívar, pintaban las aceras, embellecían al pueblo en navidad, siempre con el apoyo de todos: ‘tu llevas esto, yo llevo lo otro’. Fue un trabajo que empezó en colaboración y en función de las necesidades de la comunidad, sin percibir ningún beneficio”, relata.

Desde que iniciaron labores, la organización ha tenido como misión fortalecer valores culturales, preservar las costumbres y la historia de la comunidad, a través de actividades floklóricas que refuercen esto dentro de la comunidad y las instituciones educativas. Por lo que, durante todo el año están cumpliendo un calendario cultural con distintas actividades.

“El trabajo ha crecido, tenemos un calendario festivo que lo realizamos durante todo el año. Hacemos celebración del Día del Niño, celebramos el Día de Adulto Mayor; en la época decembrina, hacemos un pesebre viviente con los muchachos de la catequesis, la gente de la comunidad y con las escuelas, con quienes venimos realizando unos festivales que tienen más de 8 años como es el Festival Educativo Saberes, con el cual buscamos fortalecer la historia local de la comunidad, trabajar distintos temas en el área productiva, los maestros – pueblo y el niño de los cachitos. Cada año trabajamos un tema diferente, todo junto al pueblo y los maestros (…). Aquí celebramos todo (…) y para recaudar fondos, gracias a Dios contamos con aliados y el principal aliado es la comunidad, que cuando sales y pides esa mano amiga, ella siempre está”, expresa.

Cuenta su experiencia en “De la mano por una sonrisa”, una jornada de alimentación que organizó junto ASODESSC con motivo a la celebración del Día del Niño, fecha que por inconvenientes en su localidad no pudieron celebrar en su momento, pero que quedó pendiente en el calendario para poder realizarla más adelante.

Atendimos a más de 300 niños, les dimos desayuno y el almuerzo, realizamos actividades recreativas, deportivas y culturales, y finalizamos con un cine comunitario. Fue una gran cantidad de personas las que participaron, y es que ando se publicó, muchos decían ‘aquí yo tengo una harina, aquí está el queso, aquí está lo otro, y la gente que está en otro país nos decía ‘yo colaboro con tanto, yo lo envío para que compren esto y aquello’, y gracias a Dios así se hizo”.

Sobre qué cosas la motivan a seguir trabajando por su comunidad fue muy rápida y concisa, como si lo tuviera presente en cada momento del día. Y es que cuando hacemos lo que nos apasiona, no hace falta merodear en las palabras para expresar que nos sentimos completos y con ganas de siempre dar lo mejor de nosotros.

“Primeramente, me motiva Dios. Luego, ayudar. Ver la sonrisa y el rostro de cada niño, ver que ellos no se cansan y eso te impulsa a que tú tampoco tienes porque cansarte. Ver que tenemos una Venezuela que está fraccionada y que nosotros tenemos el poder y la oportunidad de poder contribuir un poquitico a la vida, que eso sea parte de tu responsabilidad social; y contribuir”, dice Esleidy quien, además, expresa lo bonito que es ver que “a pesar de la situación y su problemática, la gente sonría y pase un momento diferente. Ver que tienes esa oportunidad de sembrar esperanza y que no hay situación país que te pueda quebrantar. Nuestro país está lleno de gente emprendedora, bonita, gente que puede dar más”.

Los obstáculos no cambian este sentimiento. Por el contrario, cada situación superada se convierte en una experiencia y en un aprendizaje para crecer y hacer las cosas siempre mejor que ayer. Uno de estos baches en la vía, que se ha encontrado ASODESCC, ha sido no contar con una sede propia, Esleidy explica que “a veces las cosas que tenemos las guardamos en la Casa Parroquial, pero hace poco ésta fue víctima del hampa y nos destrozaron una corneta”, pero esto no los impide seguir soñando con entusiasmo, ni planificar más cosas buenas en un futuro cercano.

A la organización la veo creciendo y a nosotros con ella. Me gustaría que en 5 años tuviera una sede propia, que contara con muchos facilitadores que estén encargados del grupo de danza, teatro, etc., y que se hagan otras actividades dentro de la comunidad, de manera que a todos estos espacios de esparcimiento que están ociosos se les pueda dar un uso. Visualizo una organización en crecimiento, por supuesto, creciendo también con sus participantes, con muchos aliados, que sigan creciendo las actividades y que sigan sumando mucha gente a las actividades que realizamos día a día”.

Y es que con una familia “llena de constancia y resiliente, nunca nos damos por vencidos” y siempre tenemos “muchas ganas de avanzar de la mano con nuestras comunidades y nuestros aliados, que son parte importante de nuestra organización”, expresa Ochoa.

Puede parecer un trabajo duro y agotador, pero “cuando a ti algo realmente te interesa, no te importa el tiempo que le inviertas, pero si algo no te interesa, automáticamente lo descuidas” y, además, “en cada uno de los miembros reposa una actividad y una parte importante para que se realice, lo que hace que el trabajo sea más ligero, de manera que todos contribuimos. La base de eso es la organización, el entusiasmo, la disponibilidad y las ganas que tienes por que se pueda realizar”.

Entre sus experiencias más gratificantes, Ochoa hace énfasis en una en particular que sucedió durante la celebración del Día Internacional de la Mujer, cuando realizaban un concurso de “La Mujer del Año” junto a un grupo de abuelitos de la comunidad de San Javier.

“Una de las abuelitas me decía ‘Dios te bendiga por ese espíritu tan joven. No te da pena sacar a bailar cualquier viejito y eso es importante. Juan Ceslao –su esposo- dice que tú estás mejor, bailas mejor y eres mejor que la de 12 corazones´ y yo le digo “¡Mire, Juan Ceslao! ¿Cómo es eso que usted le dijo a su esposa?” y él me responde: ‘¡Ay! Mire mija es que a usted no le da pena nada y así tiene que ser la gente. Yo le pido mucho a Dios vida y salud para todos ustedes los de ASOCCDESC, porque ustedes siempre están ahí y siempre nos hacen algo diferente a nosotros los viejitos, nadie se acuerda de los viejitos, pero ustedes siempre nos preparan algo distinto’.

En lo particular, yo soy muy salida, los beso y los abrazo, y ellos dicen que eso para ellos es único porque ellos sienten que alguien más en el mundo que los quiere, además de sus hijos. Y esas son cosas que te marcan y que son parte de tu vida y dices 'nada, tienes que seguir' y así son las cosas”, relató.

Print
Deje mensaje